El “Diario de Navarra” siguió halagando a Franco tras su muerte

Hace 44 años, el 20 de noviembre de 1975, el “Diario de Navarra” sacaba una segunda edición para dar una noticia a toda plana: “Franco ha muerto”. Este periódico había tenido una implicación directa en el golpe de Estado de 1936 y en el posterior genocidio franquista, y siguió halagando al dictador incluso después de muerto.
EGIALDE +

Las cuentas pendientes del Franquismo

El PSOE acaba de exhumar al dictador Franco del Valle de los Caídos para dar sensación de una convivencia con normalidad democrática pero desgraciadamente quedan muchas cosas por hacer para llegar a esa legalidad democrática. Diario de Navarra también tiene asignaturas pendientes. +

Tergiversar contra la convivencia

Parece que a nuestros franquistas les preocupa el avance que se está dando en las investigaciones sobre lo que ocurrió en los Sanfermines del 78. Eso es lo que se percibe leyendo el artículo firmado por Iriarte, parlamentario de Navarra Suma y publicado en el Diario de Navarra el primero de septiembre. +

Subida de sueldos y Diario de Navarra: Blanqueo para el Capital

La derecha de Na+, con la ayuda de sus socios del Régimen, ha vuelto a hacerse con numerosos ayuntamientos y amplias cotas de poder institucional en Nafarroa. Sus prioridades las han puesto sobre la mesa desde el principio: subidas de sueldos por dóquier. Diario de Navarra, cual fiel servidor, ha tratado de maquillarlo. +

¡Cuidado con las carteras!

Si algo vamos aprendiendo en el mundo de la política es que la falsedad y la mentira se valoran como grandes virtudes. Solo hace falta que los “medios de incomunicación” repitan, una y otra vez, lo que quieren que la sociedad piense, para que sus mentiras se conviertan en verdad absoluta. Son alumnos de aquel famoso jefe nazi Goebbels, que decía que una mentira repetida se convertía en verdad. +

Debates municipales: Cuando el Diario de Navarra perdió la partida con sus propias cartas

En un ejercicio de marketing y envite político, el Diario de Navarra organizó al inicio de la campaña electoral debates municipalistas en varios pueblos del herrialde. En su mayoría se dieron en plazas arrebatidas por el cambio a sus amos y las cartas las manejaban ellos: estructuración tendenciosa, preguntas trampa, mesas amañadas. Desde este proyecto contrahegemónico hemos conseguido recabar ácidas crónicas que colaboradores anónimos nos han hecho llegar desde diferentes localidades afectadas y que dan cuenta de lo que el aparato mediático del régimen ha pretendido construir en esta su gira. +

Diario de Navarra y Venezuela: Al servicio de los EEUU y la extrema derecha

En su edición del 1º de mayo y al calor del fallido golpe de Estado en Venezuela el Diario de Navarra titulaba de la siguiente manera su editorial: “Revuelta por la libertad en Venezuela”. Dentro de la pieza y de forma destacada encontramos la siguiente perla: “La ofensiva pretende forzar el restablecimiento del Estado de Derecho”. +

Una legislatura marcada por la obsesión del Diario de Navarra por los símbolos

Pasadas las elecciones estatales y tras jugar un papel clave en bendición de la plataforma antiforalista Navarra Sum(is)a, el Diario de Navarra vuelve a cargar de lleno su artillería electoral. Adelantaban ayer que en los próximos días publicarán una serie de artículos en torno a temáticas que pretenden convertir en polémicas respecto a la acción municipal en Iruñea. Primer cartucho: Criminalización del respeto a los símbolos y de los cambios realizados en nomenclaturas. Invocan a la obsesión, cuando en realidad son ellos los obsesionados en esta materia. +

El Diablo de Navarra en permanente campaña contra la alcaldía del cambio en Estella-Lizarra

Los últimos días, tal y como hemos venido denunciando aquí, el Diablo de Navarra ha agudizado la campaña para atacar al ayuntamiento del cambio de Estella-Lizarra en su edición de Tierra Estella. Si bien detectamos que el Diablo ha supuesto un artefacto constante de intoxicación desde que la rama política del régimen perdiera también el control de este ayuntamiento, observamos como las últimas semanas ha agudizado su práctica de buscar temas supuestamente polémicos y de intentar ampliarlos y convertirlos en temas de orden mayor cuando poco o nada tienen de trascendental desde el punto de vista periodístico. +