Debates municipales: Cuando el Diablo de Navarra perdió la partida con sus propias cartas

En un ejercicio de marketing y envite político, el Diablo de Navarra organizó al inicio de la campaña electoral debates municipalistas en varios pueblos del herrialde. En su mayoría se dieron en plazas arrebatidas por el cambio a sus amos y las cartas las manejaban ellos: estructuración tendenciosa, preguntas trampa, mesas amañadas. Desde este proyecto contrahegemónico hemos conseguido recabar ácidas crónicas que colaboradores anónimos nos han hecho llegar desde diferentes localidades afectadas y que dan cuenta de lo que el aparato mediático del régimen ha pretendido construir en esta su gira.

TAFALLA

El Diablo sabe mejor que nadie que el mensaje es el medio. O que el medio es el mensaje.

Al organizar los debates electorales con los candidatos en varias localidades de Navarra, amén de llenar páginas y conseguir autopublicidad, controlaba el debate desde el formato inicial, el púlpito del mediador y la crónica posterior.

En Tafalla, de las cuatro preguntas elegidas para el debate, dos no eran lo más relevante que afecta a la ciudad (tráfico y garitos) y las otras dos estaban ligadas a lo que más achaca el Diablo a sus enemigos: el debate “identitario”. Así, había que discutir sobre si había que entrar o no la bandera del Ayuntamiento a la iglesia el día del Patrono (cosa que siempre se hace con uno u otro concejal, pero en cualquier caso es asunto que no suscita controversia alguna en el pueblo) y ¡cómo no! el tema de la ikurriña, verdadera obsesión del Diablo.

Finalmente el debate tuvo un gran perdedor: el propio Diablo de Navarra.

Desde el público hubo quién protestó porque algunos candidatos (Geroa Bai y Podemos) no habían sido invitados con la excusa de que no tenían representación en el Ayuntamiento actual, y sin embargo estaba Navarra Suma, partido que tampoco tiene representación y suma partidos, como PP o Cs, que nunca la han tenido. Todos los grupos le dieron la razón a los excluídos.

Al final en el debate se habló de todo (TAV, participación, euskara) rompiendo los moldes iniciales. El Diablo asomó la oreja, una vez más, pero casi se la cortan.

ZANGOTZA

En Zangotza la maniobra de dar a Navarra Suma una centralidad de la que carece también tuvo su presencia. El moderador Presentó a los candidatos con el matiz muy importante de describir al portavoz de la llamada AISS(Agrupación independiente San Sebastián) como el representante de Navarra Suma.

Respecto a la estructuración del debate se fijó que en todas las preguntas empezase a contestar el menos votado en las anteriores elecciones. No es casual. O sea, siempre primero EHBildu, luego AISS y acaba APS(Agrupación Progresista Sangüesa). En principio esto se puede valorar como toda una trampa, el cambio es el primero en exponer, lo que puede ser aprovechado por las otras candidaturas para contrarrestar al primero. El desarrollo del debate neutralizó la maniobra.

Siguiendo el guión de otras localidades en Zangotza el Diablo también actuó de mala fe en la elaboración de sus preguntas, esta vez mezclando asuntos y revolviendo temas, como por ejemplo el Despoblamiento de Zangotza y Mina de Potasa. Intentó mezclar las dos cosas, dando a entender que una dependía de la otra. La tesis era la siguiente: si no hay mina se sigue despoblando, si hay mina esto es un chollo de la gente que vendrá . El candidato de EH Bildu lo cortó a la primera remarcando que no tenía que ver una cosa con la otra, que el despoblamiento tiene otros motivos y que la mina tiene otras afecciones. Se reafirma en que va a contestar como si fueran dos preguntas, primero hablará sobre el despoblamiento y luego sobre la mina. Pide la opinión del resto y le dicen que SI. Alucinante. Marcando el debate de la pregunta como si fuera el moderador y los demás dándole la razón. Y así se hace, primero hablan los 3 sobre despoblamiento y cuando acaban, como si fuera otra pregunta sobre la mina. Jugada que le salió rana al organizador y que inclinó la balanza en su contra.

BAZTAN

Desde Baztan relatan que el debate organizado por el Diablo de Navarra constó de tres hitos: el debate mismo, las preguntas del público y la crónica del día siguiente. Remarcan que esa secuencia se basaba en los temas a debatir fijados por ellos, y que en definitiva, respondía a un objetivo concreto: trasladar que Baztan está mal. La perspectiva para enfocar la cuestión de la N121A, desarrollo local, el museo, Erdiz, Aroztegia..son muestra de ello. Otra cosa son los temas referentes al cuidado de las personas mayores y las casas vacías, las cuales tienen otro carácter. El debate en sí se produjo de manera correcta y fueron muchos los argumentos presentados por unos y otros.

Del público decir que fueron unas 40 personas las que acudieron. De esas, 6 eran del Diablo de Navarra y las demás la lista de Navarra Suma de Baztan y gentes de su alrededor. Pocos fueron los vecinos personados que se alejasen de estos parámetros. En el turno de palabras las intervenciones vinieron de gentes pertenecientes al espacio político de UPN. Es reseñable que un miembro de esta lista tomó la palabra para además dirigirse directamente al alcalde del cambio.

Por último tenemos la crónica del día siguiente. Resumir dos horas de debate se trata de una ardua tarea, pero en general, la crónica responde a los mismos prejuicios y intencionalidades utilizados para definir los temas de debate. Aquí es de remarcar también el tratamiento destacado que tuvieron las encendidas intervenciones de los miembros de las listas de UPN-Navarra Suma.

LIZARRA

En Lizarra, como en el resto de poblaciones, la partida del debate entre candidatos a la Alcaldía tenía las cartas marcadas.

En primer lugar, porque, según la organización, excluía a las formaciones «sin representación en la corporación actual», como Podemos y Vox, pero sí permitía —además, como lista más votada— participar a Navarra Suma, obviando que Podemos sí estaba representado en  esta legislatura dentro de Ahora-Orain/Estella-Lizarra, mientras que no lo estaban el PP ni los antiforalistas de Ciudadanos, que forman parte de Navarra Suma. Es de destacar que la única crítica a este punto de partida llegó en la primera intervención del actual alcalde. Koldo Leoz, de EHBildu.

Sin embargo, donde más marcadas estaban las cartas era en la elección de los temas, especialmente en las denominadas «polémicas de la legislatura», que no eran los temas realmente polémicos en la calle, sino aquellos en los que el Diablo de Navarra más ha trabajado durante esta legislatura para que se convirtieran en polémicas.

Y para que no hubiera dudas sobre las condiciones de la partida, quien repartía las cartas, la moderadora, era la periodista que dirige la edición de Estella y su línea política, especialmente beligerante con el cambio.

A MODO DE CIERRE

Esta es la contracrónica de sus debates. Nos parecía importante darle otra visión a la ciudadanía navarra y así poner en evidencia lo ya conocido: Diablo de Navarra no es un medio que trabaje con estilo democrático y que respete las realidades de las comarcas por muchos debates que diseñe, es por contra y en definitiva, una máquina de lucha ideológica por y para el régimen.