El “Diario de Navarra” siguió halagando a Franco tras su muerte

Hace 44 años, el 20 de noviembre de 1975, el “Diario de Navarra” sacaba una segunda edición para dar una noticia a toda plana: “Franco ha muerto”. Este periódico había tenido una implicación directa en el golpe de Estado de 1936 y en el posterior genocidio franquista, y siguió halagando al dictador incluso después de muerto.
EGIALDE +

Las cuentas pendientes del Franquismo

El PSOE acaba de exhumar al dictador Franco del Valle de los Caídos para dar sensación de una convivencia con normalidad democrática pero desgraciadamente quedan muchas cosas por hacer para llegar a esa legalidad democrática. Diario de Navarra también tiene asignaturas pendientes. +

Navarra Arena, un acierto…

Publicaba Diario de Navarra el día 25 pasado: «Navarra Arena, un acierto» y lo justificaba en que «en estos 365 días de actividad han pasado por el mismo 200.000 personas que han podido disfrutar de espectáculos deportivos y de otra índole de primer nivel que no hubieran sido posibles sin ella». +

Tergiversar contra la convivencia

Parece que a nuestros franquistas les preocupa el avance que se está dando en las investigaciones sobre lo que ocurrió en los Sanfermines del 78. Eso es lo que se percibe leyendo el artículo firmado por Iriarte, parlamentario de Navarra Suma y publicado en el Diario de Navarra el primero de septiembre. +

La recesión económica y el Planeta Tierra

Recientemente aparecía en Diario de Navarra un texto titulado “Nuevos estímulos para evitar la recesión”, donde repasaba las medidas que el Banco Central Europeo adoptó para tratar de reactivar la economía europea en un momento de estancamiento. +

Subida de sueldos y Diario de Navarra: Blanqueo para el Capital

La derecha de Na+, con la ayuda de sus socios del Régimen, ha vuelto a hacerse con numerosos ayuntamientos y amplias cotas de poder institucional en Nafarroa. Sus prioridades las han puesto sobre la mesa desde el principio: subidas de sueldos por dóquier. Diario de Navarra, cual fiel servidor, ha tratado de maquillarlo. +

¡Cuidado con las carteras!

Si algo vamos aprendiendo en el mundo de la política es que la falsedad y la mentira se valoran como grandes virtudes. Solo hace falta que los “medios de incomunicación” repitan, una y otra vez, lo que quieren que la sociedad piense, para que sus mentiras se conviertan en verdad absoluta. Son alumnos de aquel famoso jefe nazi Goebbels, que decía que una mentira repetida se convertía en verdad. +